Tamaulipas
MEDIO FÍSICO

LOCALIZACIÓN


Por su ubicación al noroeste de la República Mexicana, Tamaulipas cuenta con características notablemente favorables como entidad federativa, cabe destacar dos en específico que son su costa y la franja fronteriza. Limita al norte con los Estados Unidos de América, Río Bravo de por medio; al sur él con Estado de Veracruz y parte de San Luis Potosí; tiene las costas del Golfo de México al este y el Estado de Nuevo León al oeste. En su mayor parte se eleva poco sobre el nivel del mar y se halla dividida por el Trópico de Cáncer en el paralelo 23°27"€™15"€, entre los paralelos 22°12"€™31"€ y 27°40"€™42"€ latitud norte, Meridianos 97°08"€™38"€ y 100°08"€™51"€ latitud oeste. La capital estatal es Ciudad Victoria.

EXTENSIÓN

Tamaulipas ocupa el séptimo lugar en extensión territorial de nuestro país, cuenta con 78,380 km2. La longitud de su costa es de 439 km y la de su frontera es de 400 km. Entre las islas de la costa tamaulipeca, que son pequeñas, se hallan las de Poza Rica, Carrizal y Mata Grande

OROGRAFÍA

Gran parte de la Sierra Madre Oriental que penetra al sur de Tamaulipas por el lindero de San Luis Potosí cruza un sector del Estado con dirección del sureste-noroeste, conformándose por diversas cadenas de montañas, entre las que destacan las sierras de Tanchipa, Cucharas, Nicolás Pérez, Chamal, La Colmena y Tula.

Al dominar el suroeste de Tamaulipas, la Sierra Madre enriquece las cuencas de los ríos Tamesí y Soto la Marina con su "€œsombra pluvial"€, fenómeno meteorológico en que las fajas montañosas recogen la humedad proveniente del Golfo de México, propiciando abundantes lluvias que favorecen ampliamente la agricultura estatal.

Principales sistemas montañosos del Estado:

Sierra Madre Oriental
En fila en la parte oeste del centro de la entidad hacia la frontera con Nuevo León, recibiendo el nombre de Sierra de Jaumave la sección montañosa que esta al sur de Ciudad Victoria y Sierra de Miquihuana la localizada al oeste de la misma, con la característica de que son mayores sus elevaciones conforme se aproximan al oeste. En este sentido, se constituyen como los cerros más altos del Borrado a 3,533 metros sobre el nivel del mar y el de Peña Nevada a 3644, este ultimo ubicado en el límite con Nuevo León.

Sierra Madre Oriental

Frente al amplio valle de la capital tamaulipeca, el extremo oriental de la gran cordillera de la Sierra Madre alcanza trescientos veinte metros de altura, con destacados ramales como la sierra de los Angeles y los cerros de San Fernando y la Joya. Son importantes también en la parte central de la entidad los cañones de Jaumave, Juan Capitán, El Novillo y Caballeros.

Sierra de San Carlos
Antes conocida como Tamaulipas la Nueva u Occidental, se extiende de sur a norte entre las cuencas superiores de los ríos Conchos y Soto la Marina, hacia él limite con Nuevo León con una elevación máxima de 1700 metros.

Sierra de San Carlos

Se hallan en esta zona los cerros del Diente, La Virgen, San Pablo, del Jabalí, Loma del Perico y mesa de la Malinche, al igual que la Sierra de Cruillas al suroeste de esa población. La Sierra de San Carlos es rica en minerales y tiene una zona boscosa relevante; en general, su vegetación es similar a la de la Sierra Madre.

Sierra de Tamaulipas
Localizada entre la Sierra Oriental y el litoral del Golfo, se eleva hasta 1,100 metros sobre el nivel del mar y la conforman diversas cadenas montañosas llamadas Sierra Azul, Buenavista y La Grulla.Nombrada en otras épocas Oriental o la Vieja, la Sierra de Tamaulipas tiene una gran relación con la historia de la entidad y su nombre proviene de la fundación de Tamaholipa, primer asentamiento de la Nueva España en esta región.

Sierra de Pamoranes
Corre de noroeste a sureste en una extensión de cuarenta kilómetros, al norte del Río Conchos, y penetra levemente el Estado de Nuevo Leon.Sus elevaciones son de poca significación.

Sierra de San José de las Rusias
Cercana a la costa, esta sierra va de norte a sureste entre los ríos Soto La Marina y Carrizal. Los valles y cañadas que forman se singularizan por la excelente calidad agrícola de sus tierras. Es importante destacar también al cerro del Bernal de Horcasitas, símbolo del Estado tamaulipeco que alcanza poco mas de 1,100 metros sobre el nivel del mar. Otros cerros sobresalientes son el Bernal de Forlon en Llera, y el Metate, que esta al sureste de la entidad.

HIDROGRAFÍA

Las Corrientes acuíferas que descienden de las serranías tamaulipecas y corren a lo largo del Estado, tienen su origen en las altas cuencas nutridas fundamentalmente por las lluvias; las aguas describen un curso moderado al bajar entre valles y montañas, al atravesar por la llanura costera del Golfo de México, el flujo de su curso inferior es lento y tranquilo. El crecimiento de los caudales en estos afluentes se debe a la influencia de los ciclones que eventualmente transitan por el Golfo dando lugar a intensos aguaceros (la entidad se ubica en una región ciclónica). La hidrografía estatal cuenta con aspectos sobresalientes tanto por el considerable caudal y número de sus ríos y arroyos como por la riqueza de sus cuencas.

Regiones Hidrológicas de Tamaulipas:

Región del Bravo
Comprende toda el área norte hasta los alrededores de la Laguna Madre. Es de suma importancia ya que alberga al Río Bravo, cuyo recorrido comprende ciudades en pleno desarrollo como Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros.

Región San Fernando

Región San Fernando

Soto La Marina, Abarca la parte central del Estado y una porción sureste. En ella se registra la totalidad de los escurrimientos que van a dar al Golfo de México, situados entre las cuencas de los ríos Panuco y Bravo.

Región Pánuco
Por el área de terreno que ocupa, así como por el volúmen de sus escurrimientos, esta región considerada fundamental en materia hidrológica. Incluye segmentos de los Estados de San Luis Potosí, Querétaro e Hidalgo.

Región El Salado
Cubre una pequeña porción del suroeste del Estado a la altura del Trópico de Cáncer, el cual sé sitúa treinta kilómetros al sur de Ciudad Victoria. Esta constituida por una serie de cuencas cerradas de diversas dimensiones.

Corrientes más representativas de la entidad:

Río Bravo
Comprende el lindero norte, limite fronterizo con los Estados Unidos de América desde las inmediaciones de Nuevo Laredo hasta su desembocadura en el Golfo de Mexico. Tiene una longitud de 3,034 kilómetros, nace en las Montañas Rocallosas del país vecino y ha sido frontera internacional desde 1848. En su margen derecho se ubican las ciudades de Guerrero, Mier, Miguel Alemán, Camargo y Río Bravo entre otras, y se les conocía en sus orígenes como las Villas del Norte, todas con amplia significación en la historia y la economía de la entidad.

Río San Juan
Es un caudaloso afluente del Río Bravo y sus volúmenes de agua son aprovechado en terrenos agrícolas de los municipios de Mier, Miguel Alemán, Camargo, Reynosa y Río Bravo. Nace en las entidades vecinas de Coahuila y Nuevo León. Tiene como afluentes al río Pesquería Grande que a su vez se alimenta por el río Salinas y por la corriente de Santa Catarina y a los ríos Ramos, Pilón, de Rayones y La Laja.

Río Purificación o Soto la Marina
Su principal corriente alimentadora es la del río Blanco, que nace en la Sierra Madre Oriental para unirse a los manantiales del Río Purificación en su curso superior. Al confluir con los ríos Pilón y Corona en la Presa Vicente Guerrero, cambia su denominación por la de Soto la Marina.

Río Guayalejo o Tamesí
Integra una riquísima cuenca agrícola y se origina entre las montañas que forman el valle de Palmillas, en la Sierra Madre. Recibe primeramente el nombre del río Jaumave al pasar por esta municipalidad, confluye luego con el río Chihue y entra al municipio de Llera por el Cañón de Santa Rosa.

Río Guayalejo

El Guayalejo es él limite entre Tamaulipas y Veracruz desde el municipio de González hasta su union con el Panuco; Los distritos de riego del Mante y Xicotencatl donde funcionan sendos ingenios azucareros, se benefician con sus aguas y su cuenca se identifica con la región natural de la Huasteca.

Río Panuco
Luego de recibir las aguas del Río Tamesí a la altura del Puente del Moralillo en la ciudad de Tampico, el Panuco se constituye como limite con el Estado de Veracruz, a lo largo de ocho kilómetros aproximadamente hasta desembocar en el Golfo de México.

Río Conchos o San Fernando
Nace en la Sierra Madre Oriental en Nuevo León y sus corrientes formadoras son los ríos Potosí y Linares.Al entrar a Tamaulipas por el municipio de Burgos recibe como tributarios al río San Lorenzo y a los arroyos Fresno y Burgos. Su cuenca tiene una extensión de 15,640 kilómetros y toma el nombre de Río San Fernando al pasar por la localidad del mismo titulo; desemboca en la Laguna Madre.

Río Corona
Llamado río Santa Engracia en su curso superior, el Corona se enriquece con las aguas de los ríos Caballeros, San Pedro y San Marcos que provienen de la Sierra Madre oriental, al igual que con las aguas del arroyo Grande o de Croix, que también abastece el caudal en la Sierra Madre.

Río Pilón
Se forma con las corrientes que provienen de la Sierra Madre y de la Sierra de San Carlos. Atraviesa los municipios de Mainero, Villagran e Hidalgo con una dirección inicial de poniente a oriente que varía más adelante y es alimentado por los ríos Santa Lucía y San Carlos al igual que por los arroyos Trinchera y Torrecillas.

Las presas principales son:

Presa Internacional Falcon
Se construyó a ciento veinte kilómetros río abajo de Nuevo Laredo, con el propósito de regular las corrientes del río Bravo e irrigar tierras de cultivo, distribuyéndose entre México y los Estados Unidos la capacidad útil de la presa de acuerdo con El Tratado Internacional de Aguas de 1944.Ambos países aprovechan también la energía producida en una planta hidroeléctrica construida en las riberas cercanas e inaugurada en 1953. Beneficia una superficie mayor a las doscientas mil hectáreas en Tamaulipas.

Presa Marte R. Gomez
También conocida como presa El Azúcar, se localiza dieciséis kilómetros mas arriba de la población de Camargo, sobre el Río San Juan. La superficie que beneficiaba, el distrito de riego del Bajo San Juan, es de setenta mil hectáreas.

Presa Vicente Guerrero
Con un vaso de cuatrocientos kilómetros cuadrados que irriga cuarenta y dos mil hectáreas de terrenos agrícolas en Abasolo y Soto La Marina, esta presa desagua sus escurrimientos en el Golfo de México a la altura del poblado La Pesca. Es la segunda en importancia en la entidad y se alimenta de los ríos Pilon, Purificación y Corona, y se sitúa a 54 km. al noreste de Cd. Victoria, Tamaulipas.

El litoral tiene una longitud de 439 kilómetros desde la desembocadura del Río Bravo hasta el Río Pánuco, en el litoral tamaulipeco se forman numerosos cuerpos de agua que conforman un importante sistema hidrológico, principalmente la Laguna Madre, del que limite es muy cercano a la desembocadura del río Soto La Marina y tiene una superficie de 9053 kilómetros cuadrados. Se extiende a lo largo de la costa y en ella confluyen varios escurrimientos, entre ellos el San Fernando o Conchos, que ayuda a disminuir su salinidad y a diversificar, en consecuencia, la fauna acuífera (el ciclo vital de mas del sesenta por ciento de esta tiene relación con la Laguna Madre). Otras albuferas o lagunas de relevancia son las de Almagre, San Andrés y Altamira.

CLIMA

No obstante que en Tamaulipas predomina un clima caliente, especialmente hacia las regiones fronterizas y de la costa, existen en la entidad diferentes zonas climáticas que varían entre sí según tres elementos geográficos fundamentales: La latitud donde se encuentra el Estado, su vecindad con el Golfo de México y la altitud de sus tierras.

En las zonas centro y norte de la entidad prevalece un clima cálido con lluvias escasas; al sur se registra una temperatura más elevada y húmeda (el Trópico de Cáncer se constituye como referencia divisoria). Siguiendo una línea paralela a la Costa del Golfo de México, la presencia de la Sierra Madre Oriental impide en cierta medida que los vientos húmedos lleguen hacia los altiplanos del sureste, ocasionando un clima seco; las diferentes altitudes de la sierra determinan la temperatura cálida en la costa así como un clima templado en el sureste. Durante el verano, la cercanía del mar da lugar a vientos húmedos y ciclones que provocan la precipitación de gran parte de las lluvias anuales; en invierno, las masas de aire polar o "€œnortes"€ causan una alta humedad y lluvias que afectan las partes centro y norte del Estado.

Con base en las anteriores consideraciones, Tamaulipas cuenta con tres zonas climáticas:

Zona Centro-Norte
Climas semisecos y semi-cálidos con lluvias escasas todo el año.

Zona Sur-Sureste
Climas cálidos sub-húmedos y húmedos con lluvias en verano.

Zona Sierra Madre
Clima cálido hasta templado según la altitud y húmedo a seco de este a oeste. Por lo que se refiere a las precipitaciones de granizo, en Tamaulipas ocurren un promedio de dos veces por año, usualmente en verano. Las heladas, por su parte, tienen una frecuencia poco menor a los veinte días anuales.

PRINCIPALES ECOSISTEMAS

Flora

Según ciertos factores de altitud y latitud, y debido a la gran diversidad de sus géneros animales y vegetales, se ha dividido a la parte norte del continente americano en dos grandes regiones biogeográficas: neártica y neotropical, encontrándose parte de ambas en la República Mexicana.

Región Neártica
Aquí se halla la provincia biótica coahuila-tamaulipense (las zonas donde se distribuyen tanto plantas como animales reciben el nombre de provincias bióticas). Cubre la mayor parte de Tamaulipas, el norte de Nuevo León, el noreste de Coahuila y parte del Estado de Texas; las lluvias son escasas y en su zona sur existe ríos permanentes de considerable caudal. En las áreas más altas del noreste, que son semiáridas, la vegetación esta conformada por plantas espinosas, arbustos, yucas, agave y cactáceas: En el sur hay una gran variedad de ejemplares propios de las zonas neotropicales, como la caoba y palmera en las partes bajas y bosques de pino-encino en las altas.

Región Neotropical
Incluida en esta región, la provincia biótica veracrucense se extiende sobre la planicie costera del Golfo de México, desde el río Soto la Marina hasta el río Palizada, en Tabasco. Comprende un segmento del sur de Tamaulipas, casi la totalidad de Veracruz y Tabasco, y porciones norteñas de Puebla y Oaxaca. La flora es abundante, al igual que las lluvias de invierno y verano; hay una diversidad de especies vegetales, algunas herbáceas y varios tipos arbóreos (caoba, cedro, hule, zapote, cacao, mamey, copal). Estas características se acentúan hacia el sur, especialmente en Tabasco, cuya vegetación dominante de bosque húmedo se alterna con pequeñas zonas áridas.

Fauna

Entre la fauna más representativa de Tamaulipas destacan:

Mamíferos
Ardilla, tigre, coyote, jabalí, armadillo, tejón, onza, venado, mono araña.

Aves
Codorniz, periquillo, tecolote chillón, chupamirto, gorrión, perdíz, gavilan.

Pescados y crustáceos
Camarón, jaiba, trucha, corvina, robálo, pargo, sargo.

También el litoral tiene una población vegetal escasa y un mínimo de escollos y arrecifes, aunque la cantidad de lagunas y desembocaduras de ríos que posee permiten una producción pesquera significativa.

ECOLOGIA

Reserva de la Biosfera de El Cielo

Reserva de la Biosfera de El Cielo

Este paraíso tamaulipeco ubicado en las municipalidades de Gómez Farías, Llera, Ocampo y Jaumave, es verdaderamente privilegiado por la exhuberante diversidad de su fauna y su flora. Enclavado en la Sierra Madre Oriental, reúne condiciones topográficas, climáticas y biológicas casi únicas en el mundo (se conocen dos lugares similares en Asia y Sudamérica), ya que recibe los húmedos vientos alisios provenientes del Golfo de México y representa del Golfo de México una zona de transición ecológica entre los   climas tropical del sur del país y templado norte.

Este tipo de sitios se considera esenciales para el estudio y evaluación de diferentes ecosistemas, ya que en ellos es posible proteger la civilización el ciclo vital de plantas, animales y seres vivos en general. Conscientes de lo anterior, grupos de conservacionistas y el gobierno estatal promovieron hace varios años investigaciones que demostrasen la inaplazable necesidad de proteger El Cielo como un tesoro ecológico, afán que culminó favorablemente con el decreto expedido el 13 de julio de 1985, en el que se declaró a esta región de 144,530 hectáreas como área de protección ecológica, nombrándosele Reserva de la Biosfera del Cielo, con el objeto de preservar sus recursos y su invaluable material biológico y genético.

Esta acción va de acuerdo con la política ecológica nacional y comparte las ideas conservacionistas tanto de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales, como de la Organización de las Naciones Unidas.

El decreto establece dos tipos de zonas básicas:

Zonas núcleo
Abarcan 36,538 hectáreas donde están vedadas la caza y la tala de árboles. Se permite un mínimo de actividades humanas para no alterar el equilibrio del ecosistema.

Zonas de amortiguamiento
Rodean las zonas del núcleo con 107,992 hectáreas y en ellas solo se autorizan las actividades productivas adecuadas a la región. La caza, pesca y explotación forestal están restringidas.

Asimismo, El Cielo comprende tres ecosistemas principales:

Bosque mesófilo de montaña o bosque de niebla
Se caracteriza por sus singulares condiciones climáticas y orográficas; las dalias alcanzan hasta 5 metros de altura, hay alrededor de 36 tipos de orquídeas y las lluvias persisten 6 meses del año, de mayo a octubre. Aquí se ubica la Estación de El Cielo, campo de investigaciones ecológicas desde hace 3 décadas.

Bosque de pino-encino
En la parte alta de la sierra se halla este templado bosque de majestuosa belleza. Cuenta con un gran potencial maderable que, merced al decreto, se aprovecha de forma moderada y técnicamente supervisada.

Matorral xerófilo o plantas del desierto
Bajando hacia Tula y Jaumave, al lado poniente de la sierra, aparece este tipo de matorral de clima seco, cuya preservación es conveniente por el potencial genético que alberga. Entre la fauna de este prodigioso sitio aun abundan el venado cola blanca, el jabalí y el temazate. No es este, por cierto, el caso de tigrillo, el hocofaisan, la zorra gris y el oso negro, criaturas silvestres muy escasas actualmente. El número de las aves que habitan en El Cielo es muy alto con relación a la superficie del terreno, grupos internacionales de observadores especializados, que año con año visitan el lugar, han visto hasta 255 diferentes tipos de hermosos pájaros (mas de la cuarta parte del total registrado en número del país.

Flora característica de El Cielo

La vegetación local incluye las más exóticas combinaciones: palmas típicas del este de México crecen junto a nogales característicos de E.U. y Canadá; Orquídeas tropicales se entrelazan con ramas de roble; acacias, cactus, begonias y otros tantos cientos de especies mas conviven en armonía.

Otra disposición del documento oficial prohibe el establecimiento de asentamientos humanos adicionales (existen alrededor de 2,500 habitantes que se dedicaban en su mayoría a la explotación del bosque y que, según el plan de desarrollo de la reserva, ahora se integran a actividades armónicas con la naturaleza del lugar, tales como la floricultura, apicultura, silvicultura, ranchos cinegéticos, etc.), y se asienta que el gobierno estatal administrará la reserva ecológica, fomentando su desarrollo y su conservación.

El decreto que ampara la fascinante biosfera del El Cielo es una acción ecológica concreta que conserva la diversidad e integridad de las comunidades de plantas y animales en sus ambientes naturales. Se localiza una considerable porción de las corrientes que desembocan en la cuenca del Río Tamesí, cuya preservación es también impostergable.

RECURSOS NATURALES

Sus Planicies, sierras y montañas le proporcionan una peculiar belleza, como es el caso entre otros, de El Cielo, El Cerro del Bernal, la Sierra de San Carlos, los paisajes de Tula y Miquihuana y el Cañón del Novillo. Por cuanto toca a la región costera, destacan las dunas de Miramar, Barra del Tordo y Las Marismas de Altamira, al igual que las lagunas Madre, San Andrés y Chairel.

CARACTERISTICAS Y USO DE SUELO

Tamaulipas cuenta con un territorio apto para la gran diversidad de actividades agricolas, pecuarias y forestales. De la superficie total son agricolas 1.6 millones de ha. (21%), con potencial ganadero 4.6 millones de ha. (58%), con bosques 843 mil ha. (11%) y otros usos el restante 10%.

Uso de Suelo
Miles de Hectareas
Porcentaje (%)
Agricultura
1,695
21
Ganadería
4,648
58
Forestal
843
11
Otros
796
10
Total
7,982
100

La agricultura tamaulipeca se practica en 1.1 millones de ha. bajo condiciones de temporal y en 553 mil ha. se dispone de riego.

Enciclopedia de Los Municipios y Delegaciones de México
Estado de Tamaulipas.